Sólo 3.000 de 20.000 conductores que usan la N-601 en León viajan a Valladolid
Fecha Viernes, 02 noviembre a las 23:49:29
Tema Villaturiel


Los viajeros se ven obligados a atravesar tres puntos negros de tráfico y varios cruces peligrosos en menos de 145 kilómetros.
La futura autovía, más que un enlace con la capital vallisoletana, será vital para dinamizar el denso tráfico que transita habitualmente entre León y Santas Martas

«Muchas empresas que quieran suelo barato para instalarse van a poder hacerlo en estos pueblos porque, por fin, estarán comunicados» CARLOS RASCÓN , gasolinero en la N-601 Alrededor de 20.000 conductores utilizan diariamente la carretera de Valladolid (N-601) para entrar o salir de León, según el dato registrado por el contador instalado en el Portillo por la Unidad de Carreteras del Estado, dependiente del Ministerio de Fomento. La misma fuente indicó que el segundo medidor, localizado en el área de Mansilla de las Mulas, contabilizó unos 14.000 vehículos. A partir de este punto, la intensidad del tráfico rodado se diluye en ambos sentidos hasta el punto de llegar a los 3.000 vehículos en el límite de la provincia, por lo que se supone que éste es el número de viajeros que se mueven entre las capitales de León y Valladolid a diario.

Los primeros datos conocidos sobre el tráfico real que soporta este tramo de la carretera nacional y su distribución ponen de relieve que la futura A-60 tendrá como principal función la vertebración del tráfico de los pueblos que tienen en la actual nacional 601 su único acceso a la capital leonesa, que son todos los de la Montaña Oriental leonesa, incluido Cistierna, los de las riberas del Esla, el Porma y parte del Bernesga, caso de Boñar o Villaturiel, los del área de Mansilla de las Mulas y, por supuesto, los de La Sobarriba, incluyendo el saturado tráfico pesado que entra y sale desde la zona industrial de Valdelafuente, precisamente uno de los puntos más peligrosos de toda la nacional.

Accidentalidad

Los 142 kilómetros de trayecto entre ambas capitales no constituyen una de las carreteras con mayor accidentalidad de la provincia, sin embargo los cientos de conductores que utilizan alguno de sus tramos cada día se ven obligados a circular por tres tramos muy peligrosos, catalogados como «puntos negros» por la Dirección General de Tráfico.

Se trata de la recta de Valdelafuente, donde son frecuentes las colisiones y atropellos, del cruce de Mansilla de las Mulas y el desvío desde la nacional hacia la carretera que lleva al CTR de Valladolid, ya en esta provincia.

En una distancia de cien metros, en estos tres puntos se han contabilizado, al menos, tres accidentes con resultado de víctimas graves. En total, se han registrado nueve siniestros con consecuencias severas para los conductores, entre ellas varias muertes.

Al margen de estos puntos, la carretera entre León y Valladolid atraviesa numerosas poblaciones rurales, tanto en esta provincia como en la castellana, por lo que su trazado está salpicado de incontables cruces de acceso a carreteras secundarias o caminos rurales, algunos de ellos especialmente peligrosos, como los enlaces hacia San Miguel de Escalada, San Felismo, Toldanos o Villafañe, en Puente Villarente.

CONTADORES EN LA N-601

Coches por minuto que salen o entran por el Portillo, unos 20.000 al día

Vehículos por minuto contabilizados en Mansilla de las Mulas, 14.000 al día

Cohes por minuto contados en Izagre, último pueblo de León por la N-601





Este artículo proviene de Portal de Villaturiel
http://www.villaturiel.com